REDES

Algo despierta. Está naciendo. Ya es un hecho. Un espacio para todos los que se han quedado con las ganas. Mentes inquietas con ganas de más.

Saber más. Conocer más. Experimentar más. En definitiva, todos los que no os conformáis con la primera opción, los que miráis a través del cristal, os revolvéis, os rebeláis y desandáis lo andado; y deshacéis lo que otros os dieron hecho.

Conocido por muchos como “lo políticamente incorrecto”. Pero dejemos de lugares comunes y frases hechas. Yo prefiero llamarlo IR MÁS ALLÁ, simple y llanamente.

Hoy, comienza esta aventura, y como buenos pescadores, echamos nuestras redes a la mar. ¿Cuándo las recogeremos? En seis meses, seis días, seis horas, un año… Difícil saberlo. A fin de cuentas, no hay nada seguro. Y es que eso es justo lo que nos quieren vender: un futuro asegurado. Resulta paradójico que se nos ofrezca algo así justo en un momento en el que nos hallamos indefensos.

REDES. Al final todo se reduce a eso. Todo desemboca en una cuestión muy simple: caer en ellas o desmarcarnos de su macabro juego. Atrapados. Por todas partes. REDES. Y pocos resquicios por los que respirar. Pocas grietas en el hielo que nos permitan salir a la superficie. Pocos espacios para ser nosotros mismos.

Las redes han invadido nuestro mundo y nuestras mentes. Pero, un momento, ¿no es ya la mente una gran red?

En los últimos años, los hábitos de consumo de las sociedades occidentales han cambiado considerablemente. Hemos dejado respetar el medio en el que vivimos. Hemos dejado de cuidar el planeta, preocupándonos solo por nuestros banales dilemas cotidianos. Sin embargo la Tierra, ni olvida ni perdona. Las señales son claras, los avisos más que evidentes. Desastres naturales, aumento constante de las temperaturas, desequilibrios en los ecosistemas, extinciones… y por último las redes. Otra vez REDES. Kilómetros de plástico que flotan en los océanos. Allí, olvidados, centenares de animales mueren cada año. Y no lo hacen precisamente en las redes de los pescadores (pocos usan ya esta técnica tradicional), sino en aquellas que todos hemos tejido. Plástico, combustibles, restos de envases…todo lo que la sociedad desecha. Inmersos en la cultura del “usar y tirar”,  vivimos con la esperanza de que todo aquello que desechamos se evapore una vez que traspasa el umbral del contenedor más cercano.

Pero todavía no ha entrado en escena la mayor de todas. La “red suprema”. Red de redes. Internet. Desde su aparición en el siglo pasado, donde solo unos pocos confiaban en su éxito, hasta nuestros días, en los que se posiciona como líder hegemónico de la sociedad posmoderna. Controla todo y a todos y está presente en los aspectos más relevantes, y también en los más nimios de la vida cotidiana. Solo unos pocos quedan libres de su influencia y son condenados al ostracismo. Digamos que son elementos molestos, “fallos del sistema”, que no conviene mostrar.

¿Y cual es el arma que usa la “Red” para dominar a millones de usuarios? Las redes sociales. Esas plataformas digitales que nacieron con el objetivo de facilitar la comunicación entre diversos puntos del globo, en las que ahora mostramos nuestra vida de forma gratuita y sin censura. ¿A cambio de qué? ¿Fama? ¿Admiración por parte de los demás? ¿O el deseo de sentir que estamos a la altura de nuestros semejantes? ¿O debería decir a la altura de aquello que se espera de nosotros?  ¿Cuándo hemos dejado de seguir nuestros propios deseos para cumplir los de los demás? Bienvenido al siglo XXI, una época en la que “no existes” si no estás en la red.

Quizás la última y sutil evidencia de que nos encontramos rodeados y enredados, hemos de buscarla en la moda. Se trata de un accesorio que se ve mucho, cada vez más, una prenda que se ha convertido en un must have de la temporada. Se trata de esas medias icónicas de los 80 y 90: las medias de rejilla. ¿Quién podría imaginar que el control se materializaría en una pieza tan chic?

 

Por: Andrea Menéndez Cuerdo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s