LA TELA DEL ARTE

El arte lleva desde sus inicios siendo una de las mayores formas de expresión. La inteligencia humana es tal que, como el agua, busca siempre una salida.

Pero no se trata solo de inteligencia, se trata de sentimiento, de pasión. De lo que todos llevamos dentro pero muy pocos saben interpretarlo de manera que se pueda plasmar en materia. En algo físico. Un lienzo, un conjunto de notas musicales, un trozo de tela, incluso una pared.
El arte expresa nuestras inquietudes, deseos, miedos. es la herramienta que nos da la oportunidad de sacar hacia fuera lo más profundo del pensamiento y del alma. La mente humana es compleja, es un mecanismo diferenciador del resto de seres que existen en la tierra. Descifrarla no es tarea fácil. Ni siquiera lo es entenderla.

Muchos nos habremos sentido diferentes por nuestra manera de pensar y en cierto modo lo somos. Es nuestra manera de ver la vida, incluso de interpretarla, la que nos hace sentirnos así. Por ello el arte ha sido desde el principio una manera de decir lo que nuestras palabras no pueden expresar. No existen palabras suficientes para definir todo lo que una persona siente, o como he dicho, todo lo que piensa. La lengua, a la que todos ven como la que nos aporta infinitas posibilidades de expresión, es en su fin último, algo limitado.
¿Como expresas que estás enamorado? ¿Cómo expresas que algo te hace feliz? ¿Cómo expresas que algo te hace sentir distinto al resto de cosas? Mediante palabras. ¿No dicen que las palabras se las lleva el viento? El arte es fijo. Nada lo mueve, nada lo desestabiliza. ¿Cuántas canciones te han emocionado? ¿Cuántas te han hecho pensar? Eso, eso que te hace reír o que te hace llorar. Esa sensación de estar delante de algo impresionante, que hace que se te erice la piel. Eso es arte.
Ahora llamamos arte a cualquier cosa. Tal vez el arte sea algo diferente para cada uno. Arte no es solo un cuadro de Velázquez. No es solo las Cuatro Estaciones de Vivaldi. No deberíamos limitar al arte, y ponerle fin en las pareces de un museo. Sino dejarlo salir.

¿Te has parado a pensar que la simple capacidad de hacer sentir a alguien diferente es un arte? Podría serlo. La sociedad tiende a catalogar de arte todo aquello que se encuentra en una exposición, o en un conservatorio. Pero el arte es mucho más que eso.

Los graffitis. Que horror para algunos, y que gran talento para muchos de nosotros. La sociedad no termina de aceptarlos simplemente porque son algo diferente. Y una vez más volvemos al tópico de siempre. Lo diferente asusta, sí. El cambio, el progreso, es difícil. Pero si nos anclamos en lo cotidiano y no salimos, al final seremos comunes y ¿no estábamos hablando de que en el fondo todos nos sentimos diferentes? Pero los graffitis son solo un ejemplo más de arte rechazado. Existen infinitos ejemplos.

La moda, como un segundo modo de expresión de lo que sentimos, también podría introducirse en la famosa categoría de “arte”. Pero quien decide lo que es arte y lo que no, eres tú. Tú eres el que siente, el que piensa, el que ama y el que odia. Tú sabrás si algo es arte o no, y la realidad es que nadie podrá decirte lo contrario. El arte es tan solidario que deja que lo utilices con los fines que prefieras. Se deja moldear para que tú puedas hacer de él la expresión más profunda de tu ser. Lo mismo ocurre con la moda, así que, ¿Por qué no unir ambas dos para crear algo diferente? Se que has pensado tú también en hacer algo distinto con tus manos, ¿Que te lo impide? ¿no estábamos acaso en la época en la que todo vale?

El artista Ian Berry ha creado un nuevo movimiento artístico conocido como “Art Denim”. Se trata de cuadros pintados a base de trozos de tela vaquera. La tela vaquera lleva entre nosotros casi desde el siglo XVII pero realmente los famosos jeans comenzaron con Levi Strauss en 1853. Hasta los años 50 no comenzaron ha imponerse como la prenda más juvenil.

Ian Berry brinda homenaje a la gran prenda en un exposición en la tienda de Pepe Jeans en Regent Street, Londres. El artista afirmó que lo que pretende a través de la tela es contar una historia. Se trata de una apuesta por lo diferente, aportando un aire fresco y renovador. Las telas forman parte de la composición artística y una vez más nos muestran una forma diferente de impresionar, de crear sensaciones.

Volvemos de nuevo a la sociedad, esta aventura a la que estamos todos invitados gracias a Ian Berry ¿será rechazada por los que creen mandar sobre la categoría del arte? ¿cogeremos cada uno de nosotros las riendas para decidir lo que nos gusta y lo que no?

Este era tan solo otro ejemplo de que el arte, nos guste o no, está en todas partes.

Por: María Del Olmo Requena

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s